jueves, 3 de diciembre de 2009

Mirada a una economía mono-productora

Entiendo que parte de las competencias que iremos adquiriendo en el MBA, es conocer sobre los distintos países de origen de cada uno de los integrantes. Entender un poco la situación económica social de los países, sería fundamental para nuestro desarrollo profesional, porque sin lugar a dudas vivimos en un mundo globalizado.

En esta oportunidad quisiera hablar de mi país Venezuela, su economía y la significación del petróleo en la vida Venezolana. Para hablar de ello, es inevitable aludir la crisis económica por la cual está atravesando, crisis que en los últimos diez años se ha profundizado. La estrategia del gobierno actual descansa sobre los recursos que la explotación de hidrocarburos genera, y directamente afecta a las variables de la economía y a la proyección y progreso social del país.
Si damos una mirada al futuro, nos podemos plantear varias preguntas, ¿Cuánto depende el desarrollo de Venezuela de la dinámica del petróleo? ¿En qué medida estará afectando al futuro de la nación los graves problemas que se presentan en la producción, refinación y comercialización del petróleo en los actuales momentos?, en estas dos preguntas es que quisiera profundizar un poco.

A grandes rasgos este es el panorama venezolano: La producción en las áreas tradicionales de PDVSA ha sido la menor en los últimos 10 años, y a corto plazo no existe la posibilidad de aumentar el nivel de producción a pesar de los planes en la Faja del Orinoco, que requieren de una alta inversión de un mínimo US$ 80.000 millones.

La baja en la producción se debe a varios factores, entre ellos, está el hecho de que el gobierno le ha atribuido a PDVSA competencias que no le corresponden, que distraen recursos y esfuerzos a las actividades medulares de esta empresa: exploración, producción, refinación y venta de petróleo y gasolina. Sumado a esto la evidente incompetencia del personal que labora en la industria petrolera, a partir del año 2002. Tomando en cuenta que parte de la producción es para consumo interno, que dicho sea de paso ha experimentado un aumento y otra parte para la exportación a países centroamericanos y del Caribe con precios preferenciales y formas de pago flexibles, que en realidad no cuentan como ingresos al país.

Por otro lado, está el hecho de que PDVSA ha recurrido al endeudamiento como medio normal de desenvolvimiento operativo y de inversión, y es de suponer que no se están realizando las inversiones necesarias para mantener en óptimo funcionamiento y cubrir la demanda de petróleo en el mercado mundial. El endeudamiento de PDVSA para el 2007 alcanzó los US$ 16.000 millones y tiende a aumentar.

Los ingresos fiscales originados de la actividad petrolera representan el 45% del total de ingresos ordinarios del gobierno central. La proporción determinante de divisas que entra al país es proveniente del petróleo, con un aporte de US$ 58.000 millones en 2007, dicho aporte es bastante vulnerable porque el mercado petrolero mundial es complejo, inciden muchos factores y actores que modifican transitoria o permanentemente la oferta y la demanda global de petróleo. Los actores, entre ellos la OPEP, el poder que tienen los países exportadores de petróleo y los intereses estratégicos, tecnológicos, económicos y políticos, los países productores de petróleo que no pertenecen a la OPEP que tienen sus propias estrategias, los gobiernos de los grandes importadores, en primer lugar Estados Unidos, en definitiva, todos estos aspectos inciden, de una manera u otra, en los precios del petróleo.

Se está gastando el ingreso petrolero de forma voraz e irracional, con el agravante que no están quedando obras reproductivas de esta riqueza, ni obras para el bienestar social. Debilitando cada día más la economía venezolana, ya afectada por la recesión económica mundial siendo, según los analistas económicos, uno de los países al cual le costará más recuperarse de la crisis.
Finalmente, en mi opinión personal, lo más lamentable es que no existen planes para el futuro cuando ya el petróleo no sea la principal fuente de ingresos para el país. Tal como definió el destacado escritor venezolano Arturo Uslar Pietri, no se está “Sembrando el Petróleo”.

*Las cifras aquí expuestas provienen del ensayo de Domingo Maza Zavala “La década crítica de la economía venezolana”, mayo 2009.

Adriana Sedek Arrieche

1 comentario:

Hogar2 dijo...

me parece muy cierto, soy venezolano y lo menos que estamos pensando ahorita es en invertir las utilidades petroleras, el presidente se esta rumbeando los reales para sus bochinches y pantomimas socialistas y aqui nadie hace nada...